Saltar al contenido
Portada » Blog » ¡La tercera guerra mundial y yo con estos pelos!

¡La tercera guerra mundial y yo con estos pelos!

Un amigo, que tiene todo mi respeto y que se mantiene al margen de las redes sociales, ha publicado hoy una profecía, no suya ¡que es especialito pero no tanto!

Resulta que el Nostradamus de nuestra época, un tal Craig Hamilton-Parker (el buenoooorrooo de la foto) ha pronosticado

Con lo concienciados que nos tienen ya con el cambio climático, con lo ocupados que estamos con los paneles solares ¡Olvidaos de las altas temperaturas! Resulta que lo que tenemos encima el invierno nuclear.

Pongámonos en lo peor y pensemos que la profecía se cumple ¿entonces qué? ¿Qué hago yo? ¿Saco los ahorros y emigro a…. Micronesia? ¿Sudáfrica? Igual acierto con el sitio.

Según el amigo Craig, la guerra que se cierne sobre nosotros será entre USA ¡cómo no! y China, a la que se uniría Rusia. En resumen, casi todo el puto planeta dándose de hostias a base de bien. Esto nos deja poco tiempo y espacio de escape a una posible guerra atómica. ¡Y encima no estás sola! tienes que llevarte a tus hijos adolescentes que lo único que quieren es salir con sus colegas, e intentar convencer a tu madre y demás familia de que no estás como una regadera y que antes de que sea demasiado tarde hay que irse a vivir a Johanesburgo. ¡Qué pereza!

La otra alternativa es quedarse y esperar que no pase nada. Es que si pasa y llega la guerra me veo viviendo como en la peli The Road siempre con la ropa mojada y sucia andando por ahí peleando por una lata de tomate Orlando.

Además es muy difícil que te encuentres con Vigo, que es la única cosa que podría hacerme ilusión a estas alturas

Creo que casi casi prefiero la opción TRES… quemar los euros que tengo mientras pueda y tener algo preparado para, ejem, transcender en cuanto me alcance «el conflicto».

Lo más rápido e indoloro es que te caiga la primera bomba encima directamente y así ¡ya está! sin sufrimiento ni chamarras húmedas mugrientas ni aprender a vivir en un país nuevo ni nada. ¿Y si no te cae encima? hay que tener preparado algo, pastis o gas o algo.

¿Y si me pulo mis exiguos ahorros y luego no llega la guerra? Pufff, ya estoy cansada y todavía no he tenido que matar al primer vecino para robarle el agua y que se la beba mi hija que ha perdido la vista y tres dedos del pie en un bombardeo. Ya sabemos que los críos sieeeempre dan trabajo, ¿Qué no se les ocurrirá en una guerra?

¿Y TÚ QUÉ HARÍAS? ¿O QUÉ VAS A HACER? SE ADMITEN SUGERENCIAS EN LOS COMENTARIOS

En fin. Lo que más me jode es que si este verano se va todo a tomar viento no me va a dar tiempo a hacerme una escritora lo suficientemente famosa como para vivir de los cuentos.

Recuerda que tampoco podrás comprarte mis libros durante la guerra porque el papel barato llega de china y los ejemplares se van a poner por las nubes. ¡Vive un poco!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *